Libertad


Anoche dormí poco y mal. Tenía un nudo en el estómago y aunque la cabeza estaba completamente en blanco, algo que en mí es bastante inusual, el malestar no me dejó pegar un ojo como se debe en toda la noche.
A las 07:00 de la mañana me levanté ojerosa, con arenita en los párpados y el nudo que seguía ahí.
Recién cuando leí el post de Alberto y navegué hasta la nota de El País, fue que supe por qué la sensación de estar atada por el estómago.
Se resume así: “Cuantas más palabras nos permiten usar, más libres nos volvemos”.
Escribí entonces un larguísimo e-mail que descansa en la carpeta de Borradores. A la media hora salí a comer algo porque me dio hambre, sin nudo, un poco más libre.

Anuncios

4 comentarios en “Libertad

  1. Yo pienso que las palabras saben quienes las pronuncian, por eso suenan diferentes en cada boca y se leen diferentes en cada página, interesante descubrimiento que nos impone Nobel, grandilocuente (una vez más) como siempre, un millón de dólares a la derecha por favor, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s