En la bruma de la tarde

Robert Doisneau. Les amoureux.

El calor arrecia a pesar de que el sol no aparece. La humedad hincha los bronquios y las puertas de madera. No sabemos qué hacer después del almuerzo en medio del bochorno denso de Buenos Aires, esta tarde.
Leo un e-mail en voz alta, lee un poema de Bolaño en voz alta.
Lo miro. Sus ojos se duermen, pero sigue leyendo.
El ruido de la calle se cuela despacito porque es sábado en el contrafrente. Hay una muchacha francesa ahora mismo en este cuarto. Él la mira y sonríe. Él la mira y dice: llévame a Francia.

Anuncios

4 comentarios en “En la bruma de la tarde

Los comentarios están cerrados.