Soundtrack

Hubo una época en que la música de Brasil era la música de mi vida. Fue hace tiempo y hoy recuerdo eso mientras repaso mis discos, gracias a un par de rastros seguidos en la red.
En casa de mi amiga Tania escuchábamos el hermoso disco que Vinicius, Toquinho y María Betania hicieran en estudio, aunque al escucharlo parece que estuvieran en un bar. Junto a ellos pasaban también Joao Gilberto, Tom Jobim, Gilberto Gil, Caetano Veloso, Gal Costa y un larguísimo etcétera; tan ancho y largo como lo es el mismísimo Brasil.
Cuando los rumbos de todos fueron cambiando de alguna manera la música brasilera siguió estando cerca de mí. En el año 2007 tuve el privilegio de ver y escuchar en vivo a Marisa Monte en el Gran Rex de Buenos Aires. Un concierto de lujo que aún me lleva, al escuchar esas canciones, a momentos muy lindos. Con ella se aproximaron Carlinhos Brown y Arnaldo Antunes, porque el proyecto Tribalistas que produjo un único disco del mismo nombre, es de lo mejor que he escuchado últimamente.
Pero soy mujer y a las mujeres nos ganan ciertos hombres públicos. Sé que nunca lo tendré a mano, que ni siquiera lo miraré a los ojos a menos de un metro. Este hombre fue y seguirá siendo mi enamorado y dejará de ser un secreto en cuanto alguien lea este post.

Oceano por Djavan. Djavan Ao Vivo, 2000.

Anuncios

8 comentarios en “Soundtrack

  1. Muy comprensible esa devoción por la música brasileña (coincido con todos los que mencionas e incluso añadiría alguno más) en general y esa pasión por Djavan en particular.
    Fue un gusto especial pasarse hoy por aquí.
    Beso

  2. “Pero soy mujer y a las mujeres nos ganan ciertos hombres públicos”

    Eso se llama “comerte el coco” con publicidad encubierta 🙂 Funciona para todos … no has visto el efecto que producen las chicas de los calendarios en los adolescentes?….En el anterior post muy madura y hoy… de quinceañera….pero coincido…la musica brasileña es una maravilla 🙂
    besotes

  3. Habrán grabado en un estudio? En Ipanema, a media cuadra del mar, hay un bar que se llama Vinicius. Allí se reunían todos los bossistas y tocaban hasta el amanecer.

    Conozco esos amores de fan recatada y silenciosa. No siempre son imposibles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s