Trapos de Palermo

Palermo era una despreocupada pobreza. La higuera oscurecía sobre el tapial; los balconcitos de modesto destino daban a días iguales; la perdida corneta del manisero exploraba el anochecer; sobre la humildad de las casas no era raro algún jarrón de mampostería; coronado áridamente de tunas…

J. L. Borges. Bs. As., 1899 – Ginebra, 1986.

Anuncios

4 comentarios en “Trapos de Palermo

  1. Ayer por la noche anduve por Palermo : una despreocupada riqueza y ningun manisero !
    Sin embargo todavía los contrastes le dan identidad y encanto .

    Maniseros… Los cartuchos de papel con maníes calentitos , el hornillo de latón …Existen ?

  2. Hola Zoe! tu post me recordó algo que vengo pensando hace un tiempito nomás, que es ser turista en Buenos Aires y sacar muchas fotos y disfrutar la ciudad desde otro lugar sin andar corriendo, y ahora que lo pienso no estaría nada mal comenzar por Palermo..
    un beso!!

  3. Es lindo. Desde hace once años lo hago y casi siempre con la cámara. Vas a ver que descubres cosas que antes no le viste a BAires.
    No sé si te dije, pero esta ciudad me enamora.
    Tengo montones de fotos.
    Me encantó que vengas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s