Luna, luna, luna llena; menguante.

La noche casi siempre acompaña mejor. Ahora no. Ahora la noche tiene una pareja.
Hay calor, mucho, en Buenos Aires y aún así, tocar sus pies es un lujo. Los pies de él, no los de la luna.
Ella es otra cosa. Su luz en estos días ha alumbrado los cortes de electricidad y el bochorno de la noche sin aire acondicionado. Ella asiste, sola y hermosa. No puedo dejar de mirarla, tampoco a él. Me embrujan ambos. Me ilumina la luz de ella, me apaga la luz de él.
El fin de año huele a viento del Caribe, impostado en otros lares. El fin de año me tiende un abridor, con cuchillita, para el Sauvignon Blanc que ahora se enfría en el freezer de la casa de Villa Pueyrredón.

Tonada de luna llena por Caetano Veloso. De Simón Díaz.

Anuncios

8 comentarios en “Luna, luna, luna llena; menguante.

  1. Apunta buenas maneras tu fin de año. Que sea el preludio de un 2011 magnífico.

    A mí también me embruja la Luna llena. Y mi “él”.

    Besos

  2. Que tengas feliz año Zoe.
    Haz caso a tus mayores (yo) y como dice mi suegra… “rábanos que pasen”. Apúralo todo. !!!
    Un beso.

  3. qué bien suena todo….!!!…. Me alegro de cómo se te acaba el 2010…. Y lo mejor para el 2011 (que es impar, no es múltiplo de tres, sus dígitos suman 4… y toda la cabalística que se pueda)…

    Besos. Mil (¿triples?) 😀

Los comentarios están cerrados.