Trapos de Palermo

Palermo era una despreocupada pobreza. La higuera oscurecía sobre el tapial; los balconcitos de modesto destino daban a días iguales; la perdida corneta del manisero exploraba el anochecer; sobre la humildad de las casas no era raro algún jarrón de mampostería; coronado áridamente de tunas…

J. L. Borges. Bs. As., 1899 – Ginebra, 1986.

5 comentarios en “Trapos de Palermo

  1. Ayer por la noche anduve por Palermo : una despreocupada riqueza y ningun manisero !
    Sin embargo todavía los contrastes le dan identidad y encanto .

    Maniseros… Los cartuchos de papel con maníes calentitos , el hornillo de latón …Existen ?

  2. Hola Zoe! tu post me recordó algo que vengo pensando hace un tiempito nomás, que es ser turista en Buenos Aires y sacar muchas fotos y disfrutar la ciudad desde otro lugar sin andar corriendo, y ahora que lo pienso no estaría nada mal comenzar por Palermo..
    un beso!!

  3. Es lindo. Desde hace once años lo hago y casi siempre con la cámara. Vas a ver que descubres cosas que antes no le viste a BAires.
    No sé si te dije, pero esta ciudad me enamora.
    Tengo montones de fotos.
    Me encantó que vengas.

  4. Asi mismo, a pesar de que hace algunos años han cambiado mucho el barrio con locales mordernos y no precisamente para todos los bolsillos, Palermo conserva ese algo, que todavía lo hace mi lugar preferido de la ciudad. Que bueno que volviste por acá Zoita.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s